Nota de la Sociedad Andaluza de Medicina Intensiva, Urgencias y Unidades Coronarias.

Ante el actual conflicto que se vive en las Urgencias de los hospitales de Servicio Andaluz de Salud (SAS), la Sociedad Andaluza de Medicina Intensiva, Urgencias y Unidades Coronarias (SAMIUC), quiere expresar públicamente una serie de consideraciones:


1. El modelo andaluz de urgencias, diseñado para garantizar al ciudadano una atención de calidad desde los procesos patológicos más benignos a los más graves, se ha fundamentando en el concepto de Medicina Aguda, que significa reunir en una misma estructura organizativa hospitalaria las urgencias, emergencias y los cuidados intensivos. Este modelo asistencial ha demostrado a lo largo de estos últimos años su efectividad y eficiencia.


2. Desde Marzo de 1994, cuando la Dirección Gerencia del SAS reestructuró las urgencias hospitalarias desarrollando los Servicios de Cuidados Críticos y Urgencias, la implicación de la Medicina Intensiva andaluza en general, y de muchos intensivistas en particular, ha contribuido, junto a otros colectivos profesionales, a una serie de mejoras, innegables y demostrables en las infraestructuras arquitectónicas de las urgencias de nuestros hospitales, en el equipamiento electromédico, en la propia organización funcional, en la formación del personal, en la elaboración de estándares de calidad, y en los resultados asistenciales.


3. A pesar de lo conseguido hasta ahora con las actuaciones referidas, creemos que es preciso continuar desarrollando y mejorando el modelo de urgencias de Andalucía para dar satisfacción a la población y a nuestros profesionales.


4. El reciente acuerdo sindical alcanzado entre el Servicio Andaluz de Salud y los Sindicatos firmantes intenta dar respuesta a las reivindicaciones laborales, profesionales y retributivas de los médicos de las urgencias hospitalarias andaluzas equiparandolos con el resto de especialistas, hospitalarios.


5. Las desavenencias sobre algunos aspectos de su contenido, creemos que deben abordarse mediante el diálogo en los foros pertinentes, pero no justifica mantener abierto el conflicto actual.

Información adicional